Estrategias para los directores - Arkangeles

Arkangeles

Estrategias para los directores

Algunas veces se tiene que lidiar con el mal comportamiento de los directores. Para ello hay una estrategia que llamamos “hackear al board” y sacar lo mejor

Dinámicas del comité directivo: ¿Cómo frenar el mal comportamiento de los Directores?

Odio decir esto, pero algunas juntas del consejo tienen que lidiar con el mal comportamiento de los directores. ¿Qué sucede cuando la dinámica del board no va muy bien? Adopté la frase “hacking the board” que refleja el hecho que cuando se trata de startups, lidear con el board sacar lo mejor de aquellas situaciones que no pueden ser controladas.

Hay trucos para planear y llevar a cabo una reunión y una lista de las conductas que se pueden esperar por parte del board. Ahora bien, es importante discutir cómo reconocer las áreas de oportunidad dentro del board y cómo aconsejar al CEO para llevar a cabo acciones correctivas antes de que dichas conductas acaben con el éxito de la compañía.

Confusión de roles

El trabajo principal del CEO y su equipo de trabajo es manejar a la compañía. El consejo directivo debe supervisar y observar, en lugar de meterse en cuestiones de operación. Como hemos observado, los mejores directores de startups mantienen supervisado el negocio pero con las manos fuera:

“Como director es tu responsabilidad ver y prestar atención a lo que está pasando en el negocio. En un nivel más alto significa que estás consciente de los riesgos clave de la compañía y entiendes que hacer para mitigar estos riesgos. Para tener este tipo de visión debes mantener tus manos dentro del asunto”. Pero eres el director no la dirección. “Manos afuera” es sólo otra forma de decir: “Sé el director, puedes aconsejar, pero deja que la directiva lleve la compañía”. Si estás manejando constantemente el negocio, empiezas a quitarle todo el poder y la responsabilidad a la directiva la cual debe de tomar decisiones e impulsar a la compañía… Consejos directivos que intenten mediar e interferir al mismo tiempo no van a conseguir lo que esperan. Terminarás con una directiva débil, una confusión de responsabilidades o ambas”.

Los fundadores quieren y necesitan miembros que estén comprometidos, presentes e involucrados, pero no directores que sofoquen y manejen.

La clave es que dejen claro las expectativas desde un principio. Aún asumiendo que los directores entienden su rol en la junta directiva, pueden llegar a existir pequeños problemas con los que hay que lidiar. Estos problemas caen en numerosas categorías incluyendo los problemas de logística.

Problemas con la logística

Es probable que los directores sean personas ocupadas y tengan otros compromisos profesionales. Debido a esto es común que se rodeen de personas con un valor agregado. Sin embargo, los directores deben de hacer de las juntas una prioridad si quieren servir profesionalmente.

Es claro que la junta no es una prioridad para los directores que demuestran los siguientes comportamientos:

  • Llegan tarde a las reuniones
  • Empalman las reuniones y deben dejar una más temprano
  • Piden cambios de último minuto o cambian fechas
  • Insisten en hacer una llamada de último minuto en las reuniones
  • Es imposible organizar una reunión
  • Se presentan sin prepararse

 

Esta conducta no es aceptable por parte de un director porque distrae, es disruptiva, molesta para otros directores y socava el funcionamiento del consejo y de la compañía. Una de las señales más dañinas que manda es que ni el CEO, ni el consejo deben ser respetados por el resto de los directores. Si no se enfrenta o no se controla, se envía una fuerte señal a los demás de que está bien saltarse el compromiso que existe con el consejo.

Es importante que el CEO aprenda a alejar a los directores de los problemas y explicar qué más cosas se esperan de ellos. El CEO no necesita confrontar al director, más bien requiere de su firmeza. Por ejemplo, un CEO puede preguntar qué acciones les impiden a los directores cumplir con sus responsabilidades y si esperan que esos conflictos se resuelvan en el corto plazo. Si se les está pagando a través de acciones, es apropiado que el CEO le recuerde al director que los accionistas esperan que busque la forma de priorizar por las acciones que recibe.

Si no han sido compensados y parece que tienen el potencial de reformarse y ser una parte esencial del comité, el CEO puede preguntar si recibir un pago les permitiría establecer prioridades de manera adecuada. A grandes rasgos el CEO debe dejar en claro que está haciendo todo lo posible para asegurar que todos estén presentes en las juntas.

El trabajo del CEO es entregar el mejor performance a los accionistas, mientras que el trabajo del consejo es asegurarse de que esto suceda. Si el comité no está en tiempo y forma no están haciendo su trabajo. Independientemente de cómo el CEO elija enfrentar el problema, este debe ser tratado. Si la mala conducta alrededor de la logística no puede arreglarse después de algunos esfuerzos correctivos, el director debe ser reemplazado.

Afortunadamente, las cuestiones relacionadas con los roles y logística son relativamente obvias. Como directivo o CEO, ¿ya ubicaste tus áreas de oportunidad? Si quieres saber más quédate a ver todas nuestras notas donde te mostraremos cómo manejar los diferentes problemas alrededor de actitudes, competencias y relaciones interpersonales, entre otros.

Te invitamos a conocer más sobre nuestra plataforma Arkangeles, crea tu cuenta para acceder a contenido exclusivo y conocer más sobre nuestras próximas oportunidades de inversión.

Post a Comment